Una Identidad Visual Corporativa con más conexión.

Energía para avanzar e innovar.

Con este autoconvencimiento en Conectavol damos otro nuevo paso al frente sin ningún tipo de complejos y renovamos también nuestra Identidad Visual Corporativa. Porque entendemos que la mejor forma de evolucionar y crecer es mirar hacia delante, sin olvidar cómo hemos llegado hasta aquí. Por tanto, siempre con cabeza y corazón.

En este sentido, y por lo que respecta a nuestro logotipo, seguimos preservando con firmeza nuestra denominación. Un nombre que nos identifica y con el que nos identificamos, que habla de nuestra actividad y especialmente de mucha, mucha interactuación. Y lo mostramos con la misma ilusión que la primera vez, eso sí, variando ligeramente sus formas mediante una tipografía sencilla y bien conectada, a la vez que más personal y humana.  Porque así nos sentimos.



Paralelamente mantenemos nuestro isotipo. Otra seña de identidad a la que tenemos un aprecio especial, ya que representa el motor y el engranaje de nuestra empresa, el sol que nos inspira y nos transmite energía, la evolución de nuestro proyecto, la innovación tecnológica permanente, la flor que nos alegra y nos recuerda que sostenibilidad no es sólo una palabra bella y actual.

 


Por otra parte continuamos confiando con nuestro característico color verde, ya que refleja no sólo la frescura con la que nos levantamos cada día sino también la esperanza de mirar hacia delante y seguir encontrando proyectos ambiciosos y exigentes, la juventud y el espíritu risueño de nuestro equipo humano, la adaptación a las nuevas tecnologías, la transparencia comunicativa y nuestro continuo compromiso medioambiental. Un color verde que ahora tiene un nuevo compañero, el grafito siliceo. Una excelente forma de transmitir cromáticamente la precisión tecnológica que nos ha situado en el mapa del sector, la amplia variedad soluciones fotovoltaicas que ofrecemos, el diseño y la innovación que nos impulsan hacia la curiosidad, la neutralidad con la que nos enfrentamos a cada reto, la firmeza y el respeto profesional y la experiencia que nos permite poder hablar de garantía y fiabilidad.

El resultado final es una renovada Identidad Visual Corporativa, con la misma esencia pero con más energía. Una imagen vanguardista que alberga el punto de equilibro entre el conocimiento de la experiencia y la ilusión de la juventud, el atrevimiento y la serenidad y, cómo no, la cabeza y el corazón.